¿Cuándo y cómo tomar la creatina?

La creatina, aquella proteína sumamente conocida, se sintetiza en el cuerpo a partir de tres aminoácidos, llamados arginina, glicina y metionina en lugares como el hígado y los riñones. La creatina se ha hecho famosa a partir de su uso en el mundo del deporte y de la musculación.

No sólo el cuerpo es capaz de fabricar esta proteína, también podemos ingerirla mediante alimentos como el pescado y la carne. A su vez podemos conseguir creatina con suplementos dietéticos.

f39

¿Cómo actúa la creatina?

La creatina, en el cuerpo humano, se combina con el fósforo en las células. Cuando se produce esto se forma la fosfocreatina, la cual nos proporciona energía en situaciones de máxima intensidad.

Es aconsejable, esta sustancia no prohibida, para deportes que requieran de situaciones de alta intensidad como sprints o levantamientos de peso, esto es debido a que nos permite realizar esfuerzos de forma prolongada.

El principal inconveniente de ingerir creatina mediante suplementos es la subida de peso. Se produce porque las células musculares retienen más agua y el tejido muscular se desarrolla. Por ello, es normal que se tenga en cuenta cuando se toma la creatina porque nos puede perjudicar en nuestro objetivo deportivo.

¿Cuándo y cómo tomar la creatina?

A la hora de tomar creatina mediante suplementos se recomienda beber más agua de la normal para que las células tengan suficiente agua para crecer. Las dosis que se deben tomar de creatina varían de 20-25 gramos al día durante 7 días, después de esto se tomarán dosis de mantenimiento cercanas a los 3-5 gramos de creatina durante un mes. Es ideal tomar la creatina en ciclos de 3-4 meses combinándolo con un mes de descanso.

Fuente: http://www.creatina.top/mejores-suplementos-de-creatina/

Crece la obsesión por el aspecto físico

Hay que recordar que los números de obesidad mórbida y sobrepeso han aumentado considerablemente en los últimos años, sobre todo en las sociedades occidentales donde las comidas están compuestas por una mayor cantidad de alimentos de los que necesitamos.

Frente al aumento del número de personas que padecen un exceso de peso hay que sumarle también el creciente número de personas que se cuidan de una forma más estricta tanto en el apartado de la alimentación como en el del ejercicio físico.

f38

La obsesión por el aspecto físico es una consecuencia de las campañas de publicidad y marketing que ofertan algunas multinacionales. En algunos deportes, sumamente conocidos, persiste por un lado publicidad acerca de multinacionales que ofrecen comida no muy sana precisamente con la idea de que el deporte es bueno para la salud.

Es curioso que aumente por un lado la obsesión por el aspecto físico y, por otro lado, también aumente el número de casos de obesidad.

Han aparecido enfermedades nuevas estos últimos años como, por ejemplo, la vigorexia. Esta enfermedad aparece en aquellas personas que tienen obsesión por el aspecto físico propio, es decir, con la imagen corporal que ofrecen al exterior a pesar de que su físico sea más que correcto.

He nombrado a la vigorexia como una enfermedad aunque no sea reconocida como tal por determinados organismos. La vigorexia es un trastorno según el cual nos vemos de una determinada forma a la que somos en realidad, en este sentido la vigorexia se parece a la anorexia. Altos porcentajes de vigoréxicos se hallan en personas que hacen ejercicios de musculación.